4 de junio de 2010

Nada de llorar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues hay que ser de piedra para que no te salga un lagrima escuchando una interpretación como esta.

Muchas gracias Almaviva desde San Sebastián